PREVENCION RIESGOS LABORALES 2015

BLOG de divulgación de PREVENCION de RIESGOS LABORALES.

Mutuas de Trabajo

ABTPRL | 03 Febrero, 2011 08:05 | facebook.com google.com twitter.com

Mutuas de Trabajo  Blog de Mino

En los últimos años hemos asistido a una auténtica revolución en el ámbito sanitario. Aunque el término “revolución” normalmente suele implicar connotaciones positivas, no es este el caso, ya que precisamente es en el área de la salud donde más habría que vigilar la escrupulosa aplicación normativa, así como el castigo adecuado frente a actuaciones deshonestas de las diversas entidades implicadas. Me refiero a  la proliferación de “Mutuas de Trabajo”.

Las Mutuas Laborales se crearon inicialmente como entidades gestoras de las prestaciones por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, debiendo prestar una serie de servicios a cambio de quedarse con un porcentaje de la cuota de accidentes de trabajo que pagamos a la Seguridad Social.

Al igual que en el resto del mundo, en España estamos asistiendo a una privatización brutal del sistema de salud, descubriendo a través de la amarga experiencia, que las empresas prestadoras de servicios sanitarios se comportan exactamente igual que cualquier otra empresa de otro sector, pues el fin último -y principal- de su existencia es el lucro, es decir, ganar dinero. Lo cierto es que con su regulación legal del año 1995 se avanzó en la privatización de la salud pública convirtiéndose la mayoría de ellas en censores del estado de salud y en un elemento más de presión para acortar las bajas laborales, aunque la persona afectada aún no se encuentre totalmente recuperada.

No pocos han sido los trabajadores que en un momento u otro de sus vidas han tenido que lidiar con alguna de estas empresas, puesto que ante la pérdida de beneficios económicos, los médicos-trabajadores de las Mutuas, son presionados para reducir los gastos generados y volver a entrar “en beneficios”. En cuanto un trabajador en situación de baja laboral, tarda “más de la cuenta” en recuperar la salud, es presionado para regresar a la actividad laboral cuanto antes, cualquiera que halla estado en esa situación puede atestiguarlo.

Y es que las mutuas laborales están facultadas desde hace tiempo para gestionar las bajas del trabajador tanto por accidente como por enfermedad común: Desde una gripe a una depresión pasando por una operación de apendicitis. No solo eso, si no que incluso existen empresas que investigan a los trabajadores para excluir en un 99% el posible fraude por baja laboral. Naturalmente no existe ninguna compañía que investigue los fraudes de las Mutuas Laborales, que en estos dos últimos años ha alcanzado la escalofriante cifra de 140.000 casos constatados de fraude cometido por estas compañías. Sin ir más lejos, una de las Mutuas Laborales más importante de España -Mutua Universal- ha sido denunciada en el 2007 por la Fiscalía Anticorrupción de un supuesto delito de doble contabilidad, emisión de facturas falsas y desviación de fondos a actividades distintas a los propios de su actividad mutualista, defraudando una cantidad cercana a los 300 millones de euros (casi 50.000 millones de pesetas).

El resultado de todo esto es que la gran mayoría de trabajadores que por una circunstancia u otra en sus vidas se ven obligados a coger una baja laboral y tienen la desgracia de “tardar más de la cuenta” en recuperar la salud, se verán acosados, acusados y presionados para su inmediata reincorporación laboral, estén sanos o no lo estén.

¿Qué hacer cuando el que debería ayudarte te dice que “te encuentras perfectamente“, pero tu sabes que no lo estás? ¿Qué hacer cuando a pesar de que el dolor es insoportable el médico de la mutua te dice que “son imaginaciones tuyas“? ¿Qué hacer cuando te ves obligado a acudir a tu puesto de trabajo sabiendo que tu salud  está empeorando?

Esta es una guía para evitar en la medida de lo posible el acoso médico al que se ven sometidos los trabajadores en situación de baja laboral y para ello, antes de nada, debemos conocer que es y qué representa una Mutua Laboral.

Sus funciones básicas son:

  1. Asistencia sanitaria y rehabilitadora desde el mismo momento del accidente o enfermedad profesional hasta su recuperación.
  2. Prestación económica desde el día siguiente del accidente y hasta el alta dentro del periodo de invalidez temporal, así como las prestaciones económicas por invalidez (provisional, incapacidad permanente, muerte y supervivencia).
  3. Servicios sociales de higiene y seguridad en el trabajo, medicina preventiva, recuperación de invalidez y prestaciones asistenciales.
  4. Prestación económica por incapacidad temporal derivada de contingencias comunes a partir del 150 día de baja para quienes sus empresas estén asociadas.

Que hacer ante un accidente laboral o enfermedad profesional:

La mutua se hará cargo de la prestación de los servicios médicos y farmacéuticos, pudiendo dar de alta por estas contingencias. La mutua puede prestar estos servicios con recursos propios o concertados y su asistencia sanitaria comprenderá el tratamiento quirúrgico, farmacéutico, las prótesis y la ortopedia, la cirugía plástica y reparadora, así como el tratamiento rehabilitador. En este supuesto la mutua se hará cargo de la prestación económica por Incapacidad Temporal (IT) desde el primer día durante un periodo de 12 meses, prorrogables otros 6 meses más.
Cuando se produce un accidente laboral que suponga la ausencia del trabajo como mínimo de un día, la empresa debe rellenar el volante de asistencia para la mutua. En el caso de que la empresa no quiera tramitarlo, nos dirigiremos a la mutua para ser atendidos y si ésta nos deniega la atención nos dirigiremos al Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Ahora bien, siempre pueden presentarse problemas o situaciones no deseadas ante una baja laboral. ¿Qué debemos hacer si…?:

  • ¿…la mutua te niega la baja y te envía a la Seguridad Social? Deberás solicitar y rellenar la hoja de reclamaciones en la Mutua, acudir al médico de la Seguridad Social a solicitar la baja, contándole lo ocurrido (si perteneces a algún sindicato obrero cuéntaselo también) y a través de la Inspección Médica debes solicitar al Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) adscrito al INSS una revisión para que determine el origen laboral o no de la baja. Para ello es necesario acudir con toda la información posible que demuestre que la enfermedad o accidente tiene origen laboral. Si el empresario se negase a emitir el parte de accidente, deberás ponerlo en conocimiento de la Inspección de Trabajo.
  • ¿…si el médico de la mutua te da el alta y no estás conforme? Lo primero es rellenar la hoja de reclamaciones de la mutua (si dispones de sindicato, abogado o conoces a algún médico de confianza, intenta que interceda por ti). Sólo dispones de 4 días para notificar la disconformidad con el alta ante la Inspección Médica (Art.3 RD1430/2009). Si tu estado de salud aún no es el adecuado, acude al médico de la Seguridad Social para solicitar la baja laboral por contingencias comunes y, acto seguido, reclama ante la Inspección Médica solicitando una revisión que obligue a la mutua a retomar el proceso. En caso de no disponer de la baja médica, deberás incorporarte al puesto de trabajo, con independencia de haber impugnado el alta, de lo contrario puedes ser objeto de sanción laboral. Puedes impugnar el alta de la mutua mediante reclamación administrativa ante el INSS, en los 30 días siguientes a la fecha de notificación del alta. En caso de negativa o no contestación no te quedará más remedio que acudir a la vía judicial antes de 2 meses (desde la notificación). Recuerda, en caso de accidente de trabajo sólo tendrás 4 días naturales para reclamar ante la Dirección Provincial de la Seguridad Social. (RD 1430/2009).
  • ¿…si la mutua nos da el alta, pero mantiene la rehabilitación? El primer requisito, en este caso, es que el trabajo que debemos desempeñar sea compatible con nuestro estado de salud. De no ser así, se debe solicitar a la mutua que nos facilite de nuevo la baja. La rehabilitación, en este caso, debe hacerse en tiempo efectivo de trabajo y se debe comunicar al servicio de prevención.

.

Baja por enfermedad común (contingencias comunes)

Si se trata de un accidente o enfermedad que no deriva del trabajo, estamos ante una Incapacidad Temporal (IT) por contingencias comunes. Las mutuas están autorizadas desde 1995 para gestionar la prestación económica por IT si el empresario así lo concierta y previa consulta con la representación de los trabajadores.

A partir de 16 días de baja, la mutua puede requerirnos para hacer reconocimientos médicos, pero también debe hacerse cargo de los gastos de desplazamiento (tren o autobús), así como realizar pruebas diagnosticas e intervenciones quirúrgicas. Eso si, las pruebas o intervenciones son voluntarias y necesitan prescripción previa del sistema público, teniendo derecho el paciente a disponer de una copia de todo el expediente y remitirla al médico del INSS antes de una intervención para disponer de una segunda opinión. La mutua no puede darte de alta, pero si puede hacer propuestas de alta médica a la Seguridad Social, informándote previamente.

En más ocasiones de las que serían deseables, las mutuas actúan de mala fe. Estas son algunas de las cosas que no pueden hacer bajo ningún concepto:

  • Realizar revisiones médicas en el domicilio de la persona afectada.
  • Solicitar una revisión antes del día 16. Es potestad de la empresa requerirnos durante los primeros 15 días para realizar un reconocimiento (Artículo 20.4 del Estatuto de los Trabajadores).
  • Subcontratar con otras empresas el control de la incapacidad transitoria.
  • Requerirnos datos vía telefónica, aunque se identifique la persona que llama.
  • Dar el alta por contingencias comunes, ya que solamente puede proponer dicha alta.
  • La mutua tampoco puede sancionar en caso de fraude, es potestad del INSS o la Inspección de Trabajo.

- Cuidado con médicos, mutuas y abogados en accidentes de tráfico

 

El artículo es excelente, pero quiero hacer dos matizaciones:
1.- No estamos en una fase de proliferación de Mutuas, si no de concentración en coherencia con una posible privatización total.
2.- En su origen las Mutuas Patronales, como aún se las llama, eran entidades aseguradoras privadas que agrupaban a diversos empresarios para cubrir las indemnizaciones por accidente de trabajo. Muchos años después se las cambió el nombre, universalizándose y ampliándose la cobertura y competencias a través de la Seguridad Social. Lo que hoy se plantea no es la vuelta a los orígenes, si no la privatización de lo que era un servicio semipúblico, con la presencia desde dentro de los sindicatos mayoritarios para garantizar los derechos de los trabajadores ¡Por supuesto!.

07-02/2011 Más sobre las Mutuas.

Actualidad : Las mutuas marcan un nuevo máximo al proteger a más de 11.300.000 trabajadores por contingencias comunes.

Desde 2005 a 2010 las Mutuas han aumentado en un 20,2% el número de trabajadores protegidos por este tipo de contingencias.
Las Mutuas de Accidentes de Trabajo protegen a 11.372.143 trabajadores por Contingencias Comunes, el 71% del total. El número de empresas que confían el cuidado y atención de sus trabajadores por este tipo de contingencias también ha aumentado llegando al 75,82% del total.
Uno de los factores que hace decantarse a las empresas a cubrir las Contingencias Comunes con una Mutua es la eficacia con la que estas gestionan esta prestación, minimizando los tiempos de recuperación de los trabajadores que sufren este tipo de contingencias, fruto de la atención y seguimiento personalizado que las Mutuas les dispensan.

 

Comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb