PREVENCION RIESGOS LABORALES 2015

BLOG de divulgación de PREVENCION de RIESGOS LABORALES.

Día Internacional de las Trabajadoras de Hogar 30 de marzo

ABTPRL | 29 Marzo, 2011 19:39 | facebook.com google.com twitter.com

PLATAFORMA ESTATAL
 DE ASOCIACIONES DE TRABAJADORAS DE HOGAR

ASOCIACIÓN DE TRABAJADORAS DE HOGAR DE BIZKAIA
ASOCIACIÓN DE TRABAJADORAS DE HOGAR DE GRANADA
ASOCIACIÓN CASA MADRE DE EMPLEADAS DE HOGAR, MADRID (ACMEH)
ASOCIACIÓN SOCIOCULTURAL DE EMPLEADAS DE HOGAR VICENTA MARÍA, MADRID
ASOCIACIÓN DE TRABALLADORAS DO FOGAR XIARA, GALICIA
MENSAJEROS DE LA PAZ
CÁRITAS DIOCESANA DE ALBACETE
CÁRITAS ESPAÑOLA

Mañana, 30 de marzo, se celebra el Día Internacional de las Trabajadoras de Hogar. Se trata de una ocasión idónea para reivindicar los derechos de miles de trabajadoras en un sector que está sujeto a una grave precariedad laboral y en el que, por ejemplo, no existe el derecho al subsidio por desempleo, ni es obligatorio formalizar un contrato de trabajo por escrito, las jornadas superan las 10 horas diarias y, en muchos casos, no se goza de derecho a un descanso continuado semanal. Los salarios, en demasiadas ocasiones, no llegan al mínimo interprofesional.

Asimismo, recordamos que las trabajadoras de hogar no tienen aún reconocido el accidente laboral. Aunque en la Ley de Presupuestos del Estado para 2011 se reconocían  por primera vez las prestaciones por accidente de trabajo en el Régimen Especial de empleo de hogar, ese cambio está todavía pendiente de reglamentar y, a día de hoy, no se cotiza por la contingencia de accidentes. Este es un ejemplo más de la grave precariedad que afecta a este sector.

Por otro lado, queremos destacar el hecho de que el 94% de las personas que trabajan en este sector son mujeres. Se trata, además, de un sector altamente desreguralizado, en el que se estima que el 65% de sus trabajadoras forman parte de la economía sumergida. En la actualidad, en todo el Estado hay 731.400 hogares que declaran tener actividad como empleadores de personal domestico (datos de la EPA del cuarto trimestre de 2010). Sin embargo, a finales de febrero de 2011 sólo había 292.106 personas afiliadas en el Régimen Especial de Empleadas de Hogar (205.696 continuos y 86.410 discontinuos, según la Estadística Altas/Bajas de la Seguridad Social).

Desde la Plataforma Estatal de Asociaciones de Trabajadoras de Hogar, queremos valorar la voluntad de mejora del Gobierno que suponen los cambios propuestos para este 2011. Por primera vez, se ha regulado la imposibilidad de que estas trabajadoras perciban menos del salario mínimo interprofesional y de que pueda hacerse efectiva una reducción de su retribución por pago en especie, así como el reconocimiento del accidente de trabajo y la equiparación de la prestación de incapacidad temporal por enfermedad común con la del régimen general. Estos avances, sin embargo, nos parecen insuficientes, por lo que reivindicamos la máxima equiparación de los derechos laborales y de seguridad social de estas trabajadoras.
Ello exige la aplicación de una reforma que recoja, al menos:
•      Reconocimiento de la Prestación por desempleo. Las trabajadoras domésticas son las únicas que no la tienen.
•      Contrato escrito de trabajo obligatorio en todos los casos.
•      En el trabajo externo e interno, una jornada máxima de 40 horas semanales. Es necesario que desaparezca el tiempo de presencia y, en el caso de las cuidadoras, que gocen de un descanso mínimo de 10 horas entre jornadas. 
•      En trabajos de cuidado nocturno, una jornada máxima entre las 21 y las 8 horas, no más de cinco días semanales, con la obligación de que se abonen todas las horas a disposición de la parte empleadora.
•      Descanso de día y medio seguido a la semana, especialmente las trabajadoras en régimen interno.
 •     Indemnización por cese igual que en el resto de los sectores. Hoy se puede despedir a la trabajadora con una indemnización de 7 días por año o forzarla a que se vaya mediante un cambio de las condiciones, como, por ejemplo, reduciéndole la jornada y el sueldo.  Proponemos el mismo trato y las mismas indemnizaciones que rigen para cualquier otro sector, tanto en caso de despido como cuando la trabajadora decida rescindir el contrato porque no se estén cumpliendo las condiciones pactadas.
•      Contratación a través de los servicios públicos de empleo o de empresas sin ánimo de lucro:
- Normalización de la intermediación, de manera que se regule para que las trabajadoras no pierdan ningún derecho y sea posible la inspección y el control de dicha intermediación.
- Desaparición de las agencias intermediarias que actúan ilegalmente y se lucran a costa de las trabajadoras de hogar.
- Facilidades administrativas para la gestión burocrática de la intermediación entre las familias y las trabajadoras.
•      Alta en la Seguridad Social desde la primera hora de trabajo. Hoy en día, las trabajadoras domésticas sólo pueden pedir el alta en la Seguridad Social con más de 18 horas semanales, lo que deja fuera de esa protección a muchas de ellas.  
•      Obligación de cotizar siempre repartida entre empleadora y trabajadora. Las trabajadoras de hogar están obligadas a pagarse ellas mismas la SS si trabajan en más de un domicilio, independientemente del horario que tengan.
•      Reconocimiento del trabajo que están realizando las personas extranjeras, incluyendo su derecho a darse de alta en la Seguridad Social. Las trabajadoras inmigrantes están cuidando en nuestro país a una parte importante de las personas dependientes, pero mientras no tienen “papeles” no pueden darse de alta en la Seguridad Social. Esta situación puede prolongarse durante varios años. Como estas personas están contribuyendo a resolver las necesidades de cuidado, en la práctica se les permite trabajar, pero no se les reconocen todos los derechos.    

El pasado 12 de marzo, Teofila  F. O., una trabajadora de hogar que estaba desarrollando su labor en Santurce, falleció al precipitarse al vacío cuando limpiaba las ventanas del domicilio donde trabajaba. Teofila, que había sido contratada a través de una Agencia Privada de Colocación y no fue dada de alta en la Seguridad Social, llevaba varios años trabajando en el cuidado de personas de edad avanzada y se encontraba en situación jurídico administrativa irregular.
 TRANSPORTE · IMAGENES FOTOS
Esperamos que este día sirva para sacar a la luz la situación de miles de mujeres que trabajan en este sector y que lo hacen con unas condiciones laborales muy precarias.
IMAGENES de PREVENCION: Recursos on-line para prevencionistas y profesionales relacionados.

La mitad de las trabajadoras del hogar reconoce haber sufrido agresiones

Las entidades que componen los Observatorios Opegu y Opasi celebraron ayer una interesante sesión intensiva dedicada al análisis de la situación actual y las opciones de mejora del colectivo de trabajadoras del hogar. La inauguración oficial del acto corrió a cargo del consejero de Salud, Fernando Lamata; el alcalde capitalino, Antonio Román, la subdelegada del Gobierno, Araceli Muñoz, y  el responsable territorial de Accem, Braulio Carlés. Tras su intervención, en la que coincidieron en señalar la necesidad de dignificar el trabajo de estas profesionales, prosiguieron cuatro horas de presentación y debate de dos documentos de gran interés: el Diagnóstico de las personas trabajadoras del hogar y el Manual de Prevención de Riesgos Laborales de este sector profesional.
    Aprovechando la celebración del Día Internacional de las Empleadas del Hogar, David Márquez, técnico del Observatorio Permanente de la Inmigración de Guadalajara y de Accem, explica que “hemos querido dar a conocer un estudio de diagnóstico que hemos realizado desde los observatorios de Guadalajara y de Sigüenza”. En dicho estudio, basado en un sondeo que se le entregó a 200 profesionales de este sector, descubrieron aspectos que les han permitido construir un retrato robot las empleadas del hogar: el 92 por ciento de ellas son mujeres. Además, suelen ser inmigrantes, de nacionalidades latinoamericanas en un 40 por ciento, en un 20 por ciento de Rumanía y en un 10 por ciento, del Magreb. El resto son nativas de otros países europeos o africanos. Al contrario del estereotipo que a veces se asocia a estas profesionales, suelen tener una formación de nivel universitario o de Secundaria. De hecho, el 90 por ciento de las consultadas no habían tenido relación con el servicio doméstico en sus países de origen y, sin embargo, en España, más de la mitad de ellas reconocieron que sólo han tenido trabajo en este sector o en el de la ayuda a domicilio, lo que demuestra un estancamiento laboral o una incapacidad para poder trabajar en otros ámbitos.  “Son mujeres que no trabajaban en este sector en sus países de origen, que es la primera vez que trabajan en el hogar y que tampoco son recién llegadas, en contraposición con otras épocas, cuando accedían personas sin documentación recién llegadas. Aun así, la mayoría de ellas no han tenido la oportunidad de convalidar sus estudios o no han logrado hallar un puesto de trabajo a su medida en medio de la alta competencia del mercado laboral”, apunta Márquez. Otro factor a tener en cuenta es que muchas de ellas viajan a España con altas expectativas y se topan con una realidad que dista mucho del sueño que dibujaron a su llegada.  

Horas ‘de saldo’
Las trabajadoras del hogar también se han visto afectadas por el contexto de la crisis en el que nos encontramos. En estos momentos se ven obligadas a cobrar menos del precio que se marcaba por hora hace sólo tres años. De 10 euros por hora se ha pasado a que el 60 por ciento de ellas trabaje por menos de ocho euros. Si hablamos de trabajadoras internas, la mitad de ellas “perciben menos del salario mínimo interprofesional lo que dice mucho de la situación de desprotección en la que se encuentran, con jornadas de trabajo muy prolongadas, con jornadas de lunes a sábado y con invisibilidad social”. El 9 por ciento de las trabajadoras del hogar perciben menos de seis euros a la hora y más de la mitad entre seis y ocho euros. De 8 a 10 euros por hora cobran el 36 por ciento de las encuestadas, mientras que sólo un cuatro por ciento conseguirá entre 10 y 12 euros por una hora de trabajo. En el caso de las internas, ninguna de ellas percibe más de 750 euros al mes y la mayoría de ellas cobra entre 500 y 637 euros. Un 18 por ciento no alcanza los 500 euros mensuales.
    En torno a 600 personas en la provincia de Guadalajara, según los datos oficiales, están dadas de alta en el régimen especial de empleadas del hogar. También existe un número importante de personas que trabaja en este sector dentro del régimen general “con el objetivo de poder beneficiarse de una cobertura social más amplia”. Cuatro de cada diez no cotiza en ningún tipo de régimen de la Seguridad Social. 

Largas jornadas
Otro dato destacable es el hecho de que una de cada dos personas dedicadas a esta actividad en Guadalajara trabaja por horas y que una de cada cuatro trabaja como interna. De éstas, el 31 por ciento trabaja de lunes a domingo o de lunes a sábado en el 57 por ciento de los casos. Sólo el 12 por ciento de las internas trabaja de lunes a viernes. 

Enfermedades laborales
El 30 por ciento de las personas encuestadas afirman haber padecido alguna enfermedad o haber sufrido algún accidente ligado a su actividad laboral y dos de cada tres desconoce la existencia de medidas de prevención de riesgos laborales. Este desconocimiento les lleva, en muchas ocasiones, a ser víctimas de abusos de poder, gritos e insultos, acusaciones falsas o comentarios racistas, según se refleja en el estudio presentado ayer. La mitad de las personas encuestadas reconoció haber tenido algún episodio de agresión, sobre todo relacionados con los abusos de poder. Estos datos son especialmente preocupantes si tenemos en cuenta que más del 60 por ciento de las encuestadas reconocieron que su trabajo es fundamental para el sustento económico de su familia y que se trata, frecuentemente, de mujeres entre 25 y 44 años de edad.     
    El perfil de las profesionales en lo referente a condiciones laborales constata que sus condiciones laborales están por debajo de los mínimos exigidos y que tanto sus condiciones económicas como su jornada laboral están, en un alto número de situaciones, por debajo de los límites marcados por el Estatuto de los trabajadores.

Conclusiones
Todos estos motivos, según señalaron en la jornada, convierten a las trabajadoras del hogar en profesionales muy vulnerables a cualquier abuso. Dos de cada tres valoran negativamente su trabajo y destacan  que las condiciones económicas, las vacaciones, la jornada laboral y la situación administrativa son los derechos menos reconocidos en sus puestos. El diagnóstico concluye que existe una relación estrecha entre este sector y la economía sumergida, lo que implementa la cifra de casos de exclusión social. Por ello, las entidades que han participado en el estudio interpelan a las administraciones competentes a que revisen el marco legal en el que se rige esta actividad, reconociendo derechos que son innegables al resto de profesionales. Además, proponen realizar campañas de sensibilización destinadas a quienes emplean para que reconozcan esta actividad como una profesión con derechos y obligaciones. Asimismo, sugieren trabajar conjuntamente para crear un marco de reconocimiento de esta actividad que contribuya a paliar las necesidades de sus profesionales.

Comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.

Los comentarios son moderados para evitar spam. Esto puede hacer que tu escrito tarde un poco en ser visible.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb